Soy el Grinch







Directa al grano, sin remilgos, sin paños calientes. No me gusta la Navidad.
Antes de que enumeres una sin fin de motivos patéticos por los que te encanta esta época del año,
déjame decirte que te han lavado el cerebro y que debes de seguir leyendo esta entrada.

¨¨¨¨¨¨
La Navidad es una fiesta impuesta, y como buena rebelde todo lo que se impone se detesta.
No se puede huir de la dichosita Navidad porque es un acto tan automatizado que hemos dejado de preguntarnos no sólo qué es si no para qué o por qué seguimos celebrándola.

Si tu escucha es religiosa sólo diré; lee y deja de ser tan pagano.
Puede que en su momento la Navidad fuese eso, el nacimiento (datado erróneamente) de Jesucristo, 
ah pero amigo poco ha quedado de eso nada más que el Belén de tu abuela.

Si tu escusa es familiar sólo diré; menudo hipócrita estás hecho. Osea, que vas a comer con gente a la que no ves en todo el año para demostrar tu amor pero no has podido verla en todo el año. 
Venga ya. Si necesitas la Nochebuena para ver a tus tíos y todo el equipo es que no les debes de apreciar mucho (ni ellos a ti, vamos a ser justos).

Si tu escusa es consumista sólo diré el tiempo vale oro. Te preocupas de regalos, haces casi milagros para poder permitirte comprar a tus hijos o tus padres algo digno de tal fecha. Tienes miedo de no llegar a la expectativa o sólo quieres arrasar frente a todos pero es todo de tapadillo porque si fuese pura generosidad no tendría fecha de entrega y muy seguramente no sería algo que se pudiese envolver.

Si tu escusa es festiva sólo diré son las peores fechas para salir. Todo es más caro, todo está más abarrotado y lo peor del asunto todo el mundo está ocupado ¿Desde cuando ha hecho falta motivo para pillarse una cogorza?

¨¨¨¨
Como veis tengo para rato.
Sin contar con todos los que trabajamos en comercios, restauración, supermercados, que vemos cómo de egoísta es el espíritu navideño, alargando nuestra jornada de trabajo y productividad por el mismo sueldo.
Mención especial a las cenas de empresa y diferentes compromisos que jamás saldrían de propia iniciativa pero que tenemos que sobrellevar como cualquier hijo de vecino, porque, como decía antes,
NO SE PUEDE HUIR DE LA NAVIDAD.

¨¨¨¨¨

Así que si mañana tienes un día de mierda, te sientes triste, te faltan tus seres queridos (incluso en una mesa rodeado de gente), si no hay doble que pueda pagar este año los regalos de Papá Noel y estás harto del anuncio del
 Corte Inglés "Mi padre es un elfo" 
 mis condolencias. Nos toca jodernos un año más.

Disfruta todo lo que puedas y quieras.
Permítete ser el GRINCH a pesar de que el populacho te diga
" JO, con lo bonita que es la Navidad"
bebe a mi salud y haz cayo para el año que vinee.

Un abrazo ❤

                                                                                   By Alba de Soto



Entradas populares

Imagen

Brandy Melville