Ponme una caña


Carbonatados, azucarados, light, calientes,descafeinados, elaborados, caseros, clásicos.
En un bar puedes pedir casi lo que quieras pero si siempre pides una cerveza, eres de los míos.

Parece mentira que hubiese un tiempo donde la cerveza no me gustaba. Recuerdo tener un amigo diciendo "La cerveza nunca gusta desde un principio y luego nunca deja de gustar". Por eso durante mi iniciación esta forma de vida, la mezclaba con Fanta de limón pero ahora no la concibo de otra manera que; sola, fría y con alcohol.

La cerveza tiene un poder evocador que suelta el espíritu y a veces la lengua, y  que, siempre que se beba con cautela, trae cosas buenas.





Con una copa entre las manos y en la compañía de tus amigos las horas pasan con deliciosa lentitud, como si saborear este bebida fermentada también frenase el tiempo y nos diese la licencia de apreciarlo aún más.

Apacigua el nerviosismo cotidiano, llena el estómago y reconforta el ánimo.
También desahoga y refresca el gaznate además de liberar la mente.

A veces lo único que necesito es una caña para poder desconectar. Mis favoritas son las míticas, Mahou y Estrella Galicia. Tengo que reconocer que cuando hay de otras marcas la cosa no es la misma. También tengo que mencionar la importancia de la tapa que le acompañe; aceitunas, patatas fritas y cualquier charcutería (si nos ponemos exquisitos) pero en el fondo es toda la circunstancia que rodea el cerveceo lo que la convierte en mi bebida favorita.

No es lo mismo pedirse una botella de agua que pedirse una jarra de cerveza, por eso los amantes de la cebada líquida socializamos mejor y nos caemos con mayor simpatía.
¿Es la graduación o es la relajación de la misma?




Sin hacer feos a las bebidas de gran intensidad como la ginebra o el el whisky, 
y sin desprestigiar a las bebidas de gran fama como el café o el té,
la cerveza consigue la perfecta comunión entre sabor, precio y resaca.

No quiero hacer apología del alcohol y es verdad que a pesar de ser mi favorito también tiene dos cosas muy malas: engorda y engancha.

Por eso más que nunca disfruto de las cerveza con tranquilidad y responsabilidad,
Del sabor, de los efectos y del entorno.

y tú ¿Eres fan de una buena birra fresquita?
( si te gusta este blog seguro que sí )



by Alba de Soto


Entradas populares

Imagen

Brandy Melville

Imagen

Cómo me mimo