Knight and Squire



No es un sitio nuevo, de hecho forma parte de la memoria  de muchos madrileños en los años 80 y 90. Tampoco es el sitio gourmet por excelencia pero sus hamburguesas son emblemáticas. No tiene el estilo chic y moderno del gusto de las bloggeras de hoy en día pero su decoración es lo más representativo y maravilloso del local. Ni siquiera está en el centro de capital pero no le hace falta.


Knight and Squire lo tiene todo desde 1974 y yo que todavía no lo conocía ya soy fan👄





Situado en la Calle Felix Boix número 9, en una esquina del barrio de Plaza de Castilla, la puerta nos recibe con una misteriosa armadura y una ambientación de estilo vintage.
Venimos con un millón de sugerencias, anécdotas y las expectativas muy altas, el local está medio vacío (es un miércoles por la tarde) pero nos  deja una oportunidad excepcional para inspeccionar y deleitarnos con una decoración que tiene mil y un detalles.







Rompe un poco la magia ese televisor de plasma con los deportes puestos, pero enseguida nos toman nota. ¿Qué pedimos? Gran abanico de hamburguesas, perritos y nachos, mucho mix de culturas y toque español con Mahou. “Dos de bacon por favor “ mientras nos las ponen hablamos con el personal, que es el típico camarero familiar que ha crecido junto con el bar, apasionado por la atención al público, simpatiquísimo y fiel nos cuenta más sobre “El nait” su historia y su magia.






Nos abren la planta inferior que permanece cerrada entre semana ¡Qué majos! 👯y qué maravilla. Se nota que el dueño es un apasionado del cine y del bueno. Carteles de las imprescindibles de la Golden conviven con autógrafos en los techos de todas las personalidades que han pasado por este secreto espacio. Cultura westen y pop con luces ultravioleta y una auténtica Harley Davison que se usó en el rodaje de La batalla de Inglaterra.






Nuestra hamburguesa ya está lista, estamos impacientes y con mucha hambre ¿Qué tiene El nait para ofrecernos? ¿Patatas de bolsa? ¡Venga ya!🙈 un hamburguesa bastante simple de sabor rico acompañada de mi mostaza favorita abandonada entre patatas chips es un crimen para un sitio así…



Entre bocado y bocado el sitio se va llenando; parejas, familias de edades comprendidas entre los 40 y 60. Se nota que el lugar vivió en buen momento hace años y han descuidado aspectos fundamentales como la música que eran temas un tanto casposos, pero ¿Importa realmente?💃


Recomiendo que le echéis un vistazo pero que no vayáis nada más que a tomar algo sin ninguna pretensión. El sitio os cautivará si como yo os apasiona la estética un tanto trash
¿Como quitará esta gente el polvo de ese millón de latas de cerveza? pero la comida os decepcionará habiendo tantas buenas hamburgueserías donde elegir en los alrededores.





Night and Squire no tiene competencia en decoración y se valora mucho respirar su historia, pero me preocupa que la dejadez de la cocina y el poco cuidado de los detalles más sencillos como la ambientación hagan que un sitio que ha marcado tanto en las noches de Madrid se pierda para siempre.


Por eso mismo os invito a visitarlo e insistir en cuidar esos detalles si tenéis la oportunidad.
¿Quién no quiere tomarse algo entre una cabina de teléfonos, Marlon Brando,un cuadro psicodélico y una Harley?


Espero que os haya gustado esta entrada. Nos vemos en la próxima. Muak!💗💗

by Alba de Soto







Comentarios

Entradas populares