Reirse de uno mismo




El sábado me sentía guapa. Mi nuevo jersey de Zara me daba un aire desenfadado chic muy parisino. Mis pantalones negros favoritos de talle alto y mis zapatos blancos royo 80 completaron el look. Además por primera vez en tiempo sentía que el pelo recogido me sentaba bien. Un maquillaje natural y un bolso cómodo para afrontar un largo día de curro y un poco de vida social.
Por eso, y siempre en busca de material, decidí hacerme unas fotos en mis escenario favorito, mi casa. Monto el trípode y la cama y plis plas. Que salga lo que salga luego lo reviso.
El día siguió muy amablemente. Comer en casa es un privilegio. Siesta y un poco de sofá ¡Me he quedado dormida!. Salí escopetada a por el bus y me encontré con una amiga para ponernos al día y tomar unas cervezas (llevaba toda la semana si tomarme ni una ¡Qué reto!). Como la semana me había dejado KO me recogí pronto a casa. Ducha, cena, peli y revisar las fotos de esa mañana…
No podía parar de reír, las dos únicas fotos que tomé y salía con la bragueta abierta ¡Me pasé todo el sábado con la bragueta del pantalón rota! y yo que hacía tiempo no me veía tan favorecida menudo fail en mayúsculas.
Ayer os posteé la foto y compartí la anécdota por dos motivos, uno para que tuvieses un buen momento imaginando mi ridículo y otra para destacar la importancia de estar agusto con uno mismo y lo bien que sabe saber reírse de todas las circunstancias.
Nos vemos en la próxima entrada ¡Tendré más cuidado con las cremalleras!.


by Alba de Soto


Get the look
Jersey/Zara
Mom Jeans/Bershka
Zapatos/Stradivarius
Cinturon/Gucci
Gafas de Sol/Stella McCartney
Colgante/Similar/Cinco Store
Labios/Nars






Comentarios

Entradas populares