El placer de las pequeñas cosas



Lo dicen por activa y por pasiva pero es verdad que los placeres de la vida se encuentran en las pequeñas cosas.

A pesar de vivir en una sociedad que nos dice que para encontrar el éxito hay que actuar a lo grande, no dejan de ser las cotidianas actividades (que solemos dar por hecho) las que crean verdadera paz interior. 


Mis placeres son muy cotidianos y suelo encontrarme diafrutando más de momentos sencillos que de grandes excetricidades. Me encanta ir a hacer la compra, me relaja mucho escoger cosas ricas y bonitas. Las etiquetas, los nuevos productos... pero donde más se deleitan mis ojos en la futería. Ésta de la fotografía que en mi camino al trabajo ¡Qué fantástica manera de empezar el día con semejantes vistas! 




 Otra cosa que me hace disfrutar son los bares castizos de Madrid. Cuanto más cutre la cerveza más fría y si hay mucha gente es que las tapas son buenas. ¡Dos cañas! Me encanta ir con mis amigas o las compis del curro a tomar una bien tirada en la tarde o después de una jornada dura de trabajo. Atrás quedaron las noches desenfrenadas de cubatas y madrugada. Pasar la tarde charlando con unas Mahous unas patatas y unas amigas es risa y buen rato para el alma. 



Otra cosa que me satisface es ir de compras. Ahora además he encontrado gusto a mirar más que a gastar y me he vuelto más selectiva. Ver las nuevas tendencias, anticipar la nueva colección y componer diferentes outfits mientras paseo por Mango, Zara, etc me entretiene mucho y además ayuda a mi profesión y a mi bolsillo. ¿Me la compro o no?


Y hablando de pequeñas cosas. No sé si son los años (que casi voy a hacer 30) que le estoy cogiendo el punto a un estilo más naive. No se alarmen que sigo siendo una retro-hortera de primera, pero siendo honesta ya no me apasionan tanto los arriesgados estilismos y mis looks no van tanto al límite. He encontrado placer en combinar pequeños detalles como el look que llevé este pasado domingo.



Este top de Pull and Bear me inspiró un look universitario estilo California. Los colores y el rivete del cuello casaban perfectamente con mis Converce y la falda vaquera de Bershka (que tiene casi una década) era el punto discordante. Para conseguir un poco de sofisticación añadí esta chaqueta de ganchillo en color arena y mi nuevo colgante favorito de la firma Cinco. El bolso cómodo y trend con una ilustración de la tienda Cuervo (Malasaña) y como toque final labios rojos de Nars.



❤👏🏻 Lo mejor de todo es que me tone unas cervecitas y unos limonchellos con mi mejor amiga así que disfruté por partida doble de mis placeres más sencillos. ¿Cuáles son los vuestros?

By Alba de Soto

Comentarios

Entradas populares