¡Aerovederci Madrid!

La chaqueta vintage, la camiseta costumizada la compré en ebay hace años. Los jeans son de Bershka y las zapas Converce.


Parece mentira que a sus años y después de una trayectoria tan larga (y el último éxito hace tanto) Aerosmith pueda hacer temblar literalmente a casi 35.000 y en Rivas.

La primera vez que vi al emblemático grupo fue hace siete años y el tiempo parece que trabaja a su favor porque el espectáculo y la intensidad fueron mucho más notable en el pasado 29 de Junio en Madrid que aquel verano en Barcelona.

Hubo un atardecer precioso mientras los esperábamos

Estuvieron brillantes, apoteósicos, jóvenes y poderosos. Y eso que el frío no les dejó tocar Jaded ni Pink pero no impidió que nuestro cada vez más loco Steven Tyler enseñase pezón.

El auditorio Miguel Ríos de Rivas Vacia Madrid, a más o menos 30 minutos del centro de la capital resultó tener una acústica envidiable y unas instalaciones que me sorprendieron muy favorablemente. Buena distribución de gradas y pista, gran número de cantinas y sitios para picar y lo más importante, buenos y limpios aseos. Eso sí no se libra de un tremendo pero; todos los que pagamos un poquito más por la grada nos podíamos haber ahorrado la pasta porque no había señalización de asientos ni separación de seguridad para los asistentes a pie de escenario, vaya que podíamos haber campado a nuestras anchas con la entrada más barata.

El merchan caro como siempre


Fue mágico ver a gente de varios estilos y edades vibrar con el genuino punteo de Joe Perry. Familias cantando Dude Looks Like a Lady y todos, absolutamente todos disfrutando (a pesar insisto las bajas temperaturas). Los teloneros no estuvieron nada mal y fueron calentando motores. No como ocurrió en Guns and Roses que los teloneros estorbaron estrepitosamente.

Dos horas de concierto bien orquestado, que como siempre cuando hay buen blues y rock and roll, se pasan volando. Nos emocionamos y bailamos. Nos dio tiempo ha hacer el aburrido "oeoeoe" y ver como a pesar de cumplir más de 70 años algunos nos replanteamos si esta gente ha hecho un pacto con el diablo o las drogas que tomaron eran realmente buenas.

Y yo que iba sin mucho pretensión porque me esperaba algo light estaba que me lanzaba al escenario. No hicieron falta artificios ni fuegos artificiales y aunque su despedida fue un poco coito interruptus todo el mundo nos volvimos a casa con buen sabor de boca. Una vuelta larga porque hubo un atascón de más de dos horas en la salida del recinto.


Empezaba lo bueno


Sabes cuando has disfrutado como un loco de un concierto; cuando estás afónico, cuando estás cansado pero te sientes vivo y cuando los tres siguientes días no puedes parar de oir la playlist del grupo en cuestión. Llevo desde el jueves con Living on the edge en la cabeza.


Si tenéis oportunidad de verlos otra vez invertir todo vuestro dinero. Os gusten o no, sean de vuestras bandas favoritas o de las que no, porque lo disfrutarás como un enano.
Esta gira ha sido más un experiencia vital que un simple concierto, claro que ellos siempre fueron y serán más que una simple banda. Long Life Aerosmith 💘


¡Cómo gozamos! Gracias chicos




Hasta la próxima

by Alba de Soto

Comentarios

Entradas populares